s

Ray Barretto

El "Ray" Criollo

$1.29

Ray Barretto

El "Ray" Criollo

$9.99 Album
$9.99 Album
$9.99 Album
Margie
Salsa y Dulzura
Vida
Rareza En Guajira
Descarga Criolla
Despojate
Yo Soy La Candela
Balanceate
Don Lengua
The Shadow Of Your Smile
A Maracaibo

When Ray Barretto released El “Ray” Criollo (“The Creole King” in pun form) in 1966, he was a few frustrating years past his first big hit, Charanga Moderna’s proto-boogaloo “El Watusi” on Tico Records, and on the cusp of a breakthrough that would send his already respectable career into orbit. He had struggled with what he called the “curse of ‘Watusi,’” uninterested in duplicating a facile formula but besieged by audiences expecting more of the same. Though Barretto was clearly heading towards the hard brass of the nascent salsa movement, a sound he would fully embrace when he moved to the Fania label in 1967, he had yet to totally discard the strings and flutes of charanga. This crossover from strings to brass can be heard at its best on tunes like “Margie,” “Salsa y Dulzura,” and in the clever orchestration of “Balanceate” (Louie Ramirez’s “Balanceate Mujer”). On other tracks like the storming “Descarga Criolla,” the strings seem superfluous, and by the late ’60s, heavily orchestrated ballads like “Shadow of Your Smile” and “Vida” would be completely discarded in favor of the harder new style. This album holds notable examples of the early usage of the term “salsa” to describe music, as in “Salsa y Dulzura,” when the piano solo is introduced with “linda melodía... con salsa” (“beautiful melody...with salsa”) and in vocalist Willie Garcia’s opening exclamation of “Más salsa!” in “Descarga Criolla.” Within a year, Garcia would be replaced by Adalberto Santiago, considered by many to be Barretto’s finest vocal counterpart. Though a talented singer, Garcia’s greatest notoriety would ultimately result from his marriage to La Lupe. This remastering is the original version of the United Artists–issued album (two tracks, “Vida” and “Balanceate Mujer,” were left off West Side Latino’s 1975 reissue). Original liner notes by Ray Barretto I’d like to talk a little about this album, and the men on it. At the end of a recent ten-day engagement in Maracaibo, Venezuela, we were told that we had won the Momo de Oro, the trophy symbolic of the “God of Carnaval,” as the “triumphant visiting orchestra.” This was a moment of great pride and satisfaction for me, not only for receiving the honor, but in knowing that through teamwork, a job had been well done. What about this team? Well, let me say that it is the greatest group of guys I’ve ever worked with—a wonderful blend of youth with experience, and most important of all, a band loaded with talent! August of 1966 will mark my fifth year as a leader, and this LP is the tenth under my direction. These years have given me my share of success and of disappointments too, but I can tell you this; what happened in Maracaibo, and what’s going to happen as long as this talent stays together, makes it worth every slap on the conga. And now, listen to the fellows I’m talking about: Mike Dante and Barry Finclair on violins; Roberto Rodriguez from Cuba on trumpet; Joe Wohletz from Puerto Rico on valve trombone; Edy Martinez from Colombia on piano; Ore Vilató from Cuba on timbales; Carlos Castillo from Puerto Rico on bass; and our young Cuban-born vocalist, Willie Garcia. Their performances will make you want to remember their names. Thank you for your attention. Sincerely, Ray Barretto Introducción por Andrew Mason Cuando Ray Barreto estrenó El “Ray” Criollo (“El Rey Criollo”, en juego de palabras) en 1966, habían pasado unos cuantos años frustrantes desde su primer gran éxito, el proto-boogaloo “El Watusi” de su álbum Charanga Moderna con Tico Records, y estaba en la cima de un logro que lanzaría su ya respetable carrera hasta ponerla en órbita. Había batallado con lo que denominaba “la maldición del ‘Watusi” sin el más mínimo interés en duplicar una fórmula fácil, aunque presionado por un público que esperaba más de lo mismo. Si bien era claro ver que Barretto se dirigía hacia el bronce duro del naciente movimiento de la salsa, un sonido que adoptaría plenamente al cambiarse al sello Fania en 1967, aún le faltaba descartar totalmente las cuerdas y las flautas de la charanga. Este cruce de las cuerdas al bronce se puede escuchar en su mejor punto en canciones como “Margie”, “Salsa y Dulzura”, y en la inteligente orquestación de “Balancéate” (“Balancéate Mujer” de Louie Ramírez). Las cuerdas parecen superfluas en otras pistas como la tormentosa “Descarga Criolla” y para finales de los años 60 serían eliminadas en su totalidad las baladas fuertemente orquestadas como “Shadow of Your Smile” y “Vida” en favor del nuevo estilo más fuerte. Este álbum contiene ejemplos notables del uso inicial que se le diera al término “salsa” para describir música como “Salsa y Dulzura” cuando comienza el solo de piano con “linda melodía...con salsa” y se escucha la exclamación de apertura del vocalista Willie García de “¡Más salsa!” en “Descarga Criolla”. En el transcurso de un año, García sería reemplazado por Adalberto Santiago, considerado por muchos como la mejor contraparte vocal de Barretto. Aún siendo un cantante talentoso, la mayor notoriedad de García finalmente se basaría en su matrimonio con La Lupe. Esta nueva mezcla es la versión original del álbum producido por United Artists (dos pistas, “Vida” y “Balancéate Mujer”, no se incluyeron en la nueva emisión de West Side Latino de 1975). Notas originales de portada por Ray Barretto Quisiera hablar algo sobre el presente disco de larga duración, y sobre todo de los músicos que comparten la actuación en el mismo. Al final de nuestra primera presentación en tierras de Simón Bolívar, donde estuvimos 10 días en los Carnavales de Maracaibo, nos informaron haber sido los ganadores del trofeo simbólico del Momo de Oro, como la orquesta visitante más popular de los Carnavales de 1966. Este fue para mí el momento de más honor y satisfacción que hubiera experimentado en toda mi vida, no solamente por haber conquistado tan anhelado honor, sino por la satisfacción de haberlo logrado a base de la cooperación de todos los integrantes. Y ¿quiénes son los integrantes? Bueno, pues comenzaré por decir que se trata del mejor grupo con que he contado hasta el presente, una combinación de juventud con experiencia, de deseos de superación y más importante aún con mucho talento. Agosto de 1966 marca mi quinto aniversario como director de orquesta, y este disco de larga duración es el décimo que dirijo; estos años me han traído una variedad de triunfos y desengaños también, pero sí puedo afirmar que lo sucedido en Maracaibo y lo que sucederá siempre y cuando ese grupo de talentosos músicos se mantengan unidos, me hace sonar cada vez con más gusto los manotazos sobre mi conga. Y ahora, oigan a los músicos a los que me refiero: Mike Dante y Barry Finclair en los violines; Rodríguez Roberto de Cuba en la trompeta; Joe Wohletz de Puerto Rico en el trombón de válvula; Edy Martínez de Colombia en el piano; Ore Vilató de Cuba en los timbales; Carlos Castillo de Puerto Rico en el bajo; y nuestro vocalista Willie García nacido en Cuba. Su maravillosa actuación os hará querer recordar sus nombres. Gracias por su atención. Sinceramente, Ray Barretto