s

Colon/Miranda

Doble Energia

$1.50

Colon/Miranda

Doble Energia

$9.99 Album
$9.99 Album
$9.99 Album
No Me Digan Que Es Muy Tarde
Cartas Marcadas
Cuando Tu Quieras
Biata
Mayoral
Americano Latino
Tumbao Caliente
Jibaro Castao
Bandolera
En la cima de su consagración artística como el productor más grande de la salsa, en 1980 Willie Colón también le produjo un disco al Niño Bonito de la Fania, Ismael Miranda. Con el antecedente de una serie de producciones a Héctor Lavoe, Mon Rivera, Rubén Blades, Celia Cruz y como solista, Willie aceptó la recomendación de Jerry Masucci de producirle un elepé a Miranda, cuya carrera comenzó a declinar después de 1976, año de su reencuentro con Larry Harlow en la producción Con Mi Viejo Amigo. “Doble Energía” es un disco excelente, pero no fue promovido como correspondía quizás porque Ismael había establecido la base de operaciones de su carrera en la Isla del Encanto y la prioridad de Fania en ese momento era la fortuna que generaban los discos de Willie con el panameño Rubén Blades. La carta de presentación del disco fue el guaguancó “No Me Digan Que Es Muy tarde”, una de las cuatro composiciones del boricua José Nogueras estampadas en el acetato y la cual versa sobre el individuo que no se resigna a la soledad en la madurez de su vida y esperanzado aguarda por la llegada de un nuevo amor. No hay solos de trombón, pero el mambo del arreglo de Luis Cruz y el ritmo marcado en la campana del timbal por Johnny Almendra hacen de “No Me Digan Que Es Muy Tarde” una delicia para el bailador. La tónica de “Cartas Marcadas” es distinta. Es una composición de Ismael Miranda de corte machista y de un mensaje de despecho hacia un amor no correspondido, como en el pasado hizo con Las Mujeres Son, María Luisa, Te Pareces A Judas y Mentirosa. Los estrategas de Ismael desatinaron al proyectarlo como el Niño Bonito o el primer galán del movimiento salsero y a la vez como un antagonista de la mujer. Afortunadamente, en la secuencia de “Doble Energía” reivindicó un poco la imagen de tipo despechado con la guaracha “Cuando Tú Quieras”, una confesión de amor incondicional, en cuyo arreglo Luis Cruz reserva varios compases para solos de Yomo Toro y Willie Colón en el cuatro y el bass trumpet, respectivamente. Willie Colón siempre delegó los arreglos de su repertorio en experimentados maestros del género. Y Héctor Garrido no es la excepción. “Biata”, crónica de los anhelos de libertad de un cimarrón africano y recuento de la herencia y trascendencia del mestizaje antillano, es rubricada por Nogueras y elevada a un nivel de excelencia sonoro con la partipación del conjunto de violines de Harold Kohon, quien también aporta un acompañamiento fino en el bolero “Bandolera”, arreglado y orquestado por el maestro argentino Jorge Calandreli. El discurso social latente en sus colaboraciones con Blades no fue omitido por Colón en “Doble Energía”. En ese sentido, escuchamos a Miranda en “Mayoral” (una denuncia contra los hacendados que explotan a sus peones), “Americano Latino” (otra canción con sentido de José Nogueras que resalta la riqueza cultural de los pueblos hispanoamericanos) y “Jíbaro Castao”, ofrenda de Julito Rodríguez Reyes a la patria estructurada en los ritmos de la bomba y el seis campesino, en cuyos versos Willie e Ismael, cantando un fragmento a dúo, reafirman su puertorriqueñidad. En una entrevista que le hicimos a Willie Colón para el capítulo que le dedicamos en el libro Cada Cabeza Es Un Mundo, le preguntamos qué opinaba del desempeño de Ismael en “Doble Energía”. Su respuesta fue la siguiente: Pienso que se pudo hacer más. Aunque ahora entiendo lo difícil que es trabajar en otro país, lejos de sus seres queridos. Es una distracción. Vivir siempre en hoteles no es tan fácil como se pinta. A veces el artista se siente ansioso o deprimido. Eso sucedió con Ismael. Sin embargo, el olfato comercial, la visión y la intuición de Willie Colón para siempre mantenerse a la vanguardia es evidente en “Doble Energía”. Y el mejor ejemplo lo encontramos en “Tumbao Caliente”, otra obra de José Nogueras en cuyo arreglo Marty Sheller combina el funk rock y la música disco con la cadencia afrocaribeña de la bomba y la plena. Créditos: Willie Colón –Trompeta Leopoldo Pineda – Trombones Lewis Khan – Trombones José Rodríguez – Trombones Profesor Joe Torres – Piano Salvador Cuevas – Bajo Milton Cardona – Congas José Mangual Jr. – Bongó Paul Kimbarow – Trap Johnny Almendra – Timbales Tony Jiménez – Timbales Harold Kohon Ensemble – Cuerdas Coros: Eddie Natal, José Mangual Jr., Milton Cardona, Rubén Blades, Willie Colón Productor – Willie Colón Productor Ejecutivo – Jerry Masucci Arreglos: Luis Cruz, Luis García, Héctor Garrido, Marthy Sheller y Jorge Calandreli Director Del Arte Original – Tony Green Diseño Del Album Original – Ron Levine Escrito por Jaime Torres Torres En la cima de su consagración artística como el productor más grande de la salsa, en 1980 Willie Colón también le produjo un disco al Niño Bonito de la Fania, Ismael Miranda. Con el antecedente de una serie de producciones a Héctor Lavoe, Mon Rivera, Rubén Blades, Celia Cruz y como solista, Willie aceptó la recomendación de Jerry Masucci de producirle un elepé a Miranda, cuya carrera comenzó a declinar después de 1976, año de su reencuentro con Larry Harlow en la producción Con Mi Viejo Amigo. “Doble Energía” es un disco excelente, pero no fue promovido como correspondía quizás porque Ismael había establecido la base de operaciones de su carrera en la Isla del Encanto y la prioridad de Fania en ese momento era la fortuna que generaban los discos de Willie con el panameño Rubén Blades. La carta de presentación del disco fue el guaguancó “No Me Digan Que Es Muy Tarde”, una de las cuatro composiciones del boricua José Nogueras estampadas en el acetato y la cual versa sobre el individuo que no se resigna a la soledad en la madurez de su vida y esperanzado aguarda por la llegada de un nuevo amor. No hay solos de trombón, pero el mambo del arreglo de Luis Cruz y el ritmo marcado en la campana del timbal por Johnny Almendra hacen de “No Me Digan Que Es Muy Tarde” una delicia para el bailador. La tónica de “Cartas Marcadas” es distinta. Es una composición de Ismael Miranda de corte machista y de un mensaje de despecho hacia un amor no correspondido, como en el pasado hizo con Las Mujeres Son, María Luisa, Te Pareces A Judas y Mentirosa. Los estrategas de Ismael desatinaron al proyectarlo como el Niño Bonito o el primer galán del movimiento salsero y a la vez como un antagonista de la mujer. Afortunadamente, en la secuencia de “Doble Energía” reivindicó un poco la imagen de tipo despechado con la guaracha “Cuando Tú Quieras”, una confesión de amor incondicional, en cuyo arreglo Luis Cruz reserva varios compases para solos de Yomo Toro y Willie Colón en el cuatro y el bass trumpet, respectivamente. Willie Colón siempre delegó los arreglos de su repertorio en experimentados maestros del género. Y Héctor Garrido no es la excepción. “Biata”, crónica de los anhelos de libertad de un cimarrón africano y recuento de la herencia y trascendencia del mestizaje antillano, es rubricada por Nogueras y elevada a un nivel de excelencia sonoro con la partipación del conjunto de violines de Harold Kohon, quien también aporta un acompañamiento fino en el bolero “Bandolera”, arreglado y orquestado por el maestro argentino Jorge Calandreli. El discurso social latente en sus colaboraciones con Blades no fue omitido por Colón en “Doble Energía”. En ese sentido, escuchamos a Miranda en “Mayoral” (una denuncia contra los hacendados que explotan a sus peones), “Americano Latino” (otra canción con sentido de José Nogueras que resalta la riqueza cultural de los pueblos hispanoamericanos) y “Jíbaro Castao”, ofrenda de Julito Rodríguez Reyes a la patria estructurada en los ritmos de la bomba y el seis campesino, en cuyos versos Willie e Ismael, cantando un fragmento a dúo, reafirman su puertorriqueñidad. En una entrevista que le hicimos a Willie Colón para el capítulo que le dedicamos en el libro Cada Cabeza Es Un Mundo, le preguntamos qué opinaba del desempeño de Ismael en “Doble Energía”. Su respuesta fue la siguiente: “Pienso que se pudo hacer más. Aunque ahora entiendo lo difícil que es trabajar en otro país, lejos de sus seres queridos. Es una distracción. Vivir siempre en hoteles no es tan fácil como se pinta. A veces el artista se siente ansioso o deprimido. Eso sucedió con Ismael”. Sin embargo, el olfato comercial, la visión y la intuición de Willie Colón para siempre mantenerse a la vanguardia es evidente en “Doble Energía”. Y el mejor ejemplo lo encontramos en “Tumbao Caliente”, otra obra de José Nogueras en cuyo arreglo Marty Sheller combina el funk rock y la música disco con la cadencia afrocaribeña de la bomba y la plena. Créditos Willie Colón – Bass Trumpet Leopoldo Pineda – Trombones Lewis Khan – Trombones José Rodríguez – Trombones Profesor Joe Torres – Piano Salvador Cuevas – Bajo Milton Cardona – Congas José Mangual Jr. – Bongó Paul Kimbarow – Trap Johnny Almendra – Timbales Tony Jiménez – Timbales Harold Kohon Ensemble – Cuerdas Arraglos: Luis Cruz, Luis García, Héctor Garrido, Marthy Sheller y Jorge Calandreli Coros: Eddie Natal, José Mangual Jr., Milton Cardona, Rubén Blades, Willie Colón Productor – Willie Colón Productor Ejecutivo – Jerry Masucci Director De Arte Original – Tony Green Diseño Del Album Original – Ron Levine Escrito por Jaime Torres Torres